Next stop y rápida parada las temidas ISLAS SANGUINARIAS. Se supone que les pusieron ese nombre por la cantidad de barcos que encallaron en sus multitud de islitas o también por el color rojizo que conforman sus rocas…No sé la razón exacta de su nombre pero ver anochecer en estas islas es increible.

En cada rincón de esta isla francesa hay torres genovesas de la época en que Córcega no pertenecía a Francia. Son muy peculiares y sin duda, muy caracteristicas de aquí.